La Reforma Migratoria: Crónica de una Frontera Dividida

La reforma migratoria ha despertado muchos debates en estos foros y otros cientos de miles en la red del ciberespacio.

Las víctimas: Los millones de indocumentados que han hecho de EEUU su lugar de residencia, los hijos de estos migrantes, que a pesar de ser ciudadanos de Los Estados Unidos de Norteamérica, son ciudadanos de segunda clase.

Lastimosamente existe mucha desinformación con respecto a La Famosa Reforma Migratoria.

Contrario a lo que muchos piensan y erróneamente promueven y por consiguiente se oponen a ello. Una reforma migratoria no es para abrir las puertas de par en par para que venga más migración ilegal, es totalmente lo contrario, se trata de controlar la migración, que vengan los que la industria del empleo necesita de acuerdo a las circunstancias.

La Reforma Migratoria se busca para proteger a los que ya están en el país, los que tienen 10, 15 o 20 años viviendo en el mismo, estos migrantes ya están asimilados, ya tienen un estilo de vida, sus hijos nacieron en la tierra del tío Sam, muchos ni siquiera tienen nada en sus países de origen, solo un recuerdo a la distancia.

Lo más triste de la desinformación que existe es que muchas veces es promovida por los mismos latinos, o de origen latino; algunos lo hacen por no conocer a fondo el tema de la reforma, pero otros lo hacen deliberadamente, lo que es lamentable.

Aunque se puede entender, en el caso de los que lo hacen por ignorar el tema de fondo; pero, los que lo conocen a fondo, y por egoísmo se oponen a ello, es poco loable su aportación en el tema, es obvio que son personas que carecen de buenos sentimientos, porque solo a alguien de pobre calidad moral, se le ocurriría apoyar el que se deporte a una familia que no tiene nada en su país de origen, que no tiene ni siquiera un pariente, que se deporten a los hijos o a los padres, desgarrando las entrañas del núcleo familiar.

El mejor ejemplo, uno de tantos, es el Sr. Anastasio Hernández [QEPD], el ciudadano “de origen” Mexicano que fue asesinado en la puerta “México” de la frontera San Diego-Tijuana. El Sr. Anastasio Hernández llegó a este país a la edad de 14 años, es decir tenía 28 años viviendo en EEUU,  eso es toda una vida,  y aun así se le quiso deportar a un país que estoy seguro, el no conocía, un país que solo conservaba en sus memorias, en el idioma, en el origen, pero nada más, el ya pertenecía a esta nación.

La prueba está que su familia optó por sepultarlo en San Diego, en California. No podría haber sido de otra manera, si por 28 años el vivió, trabajó y respiro en esta tierra, la cual consideraba propia; pero, un mal día, de buenas a primeras, y por no tener un documento migratorio, le cortaron la vida de un tajo, literalmente, lo mataron de la peor forma, porque hay muchas formas de matar a una persona, una de ellas es deportándole a un país que no conoce y ya no siente suyo. A Anastasio lo mataron de una forma vil y cobarde.

Eso es lo que busca una reforma migratoria, no destruir las familias, ojalá se logre.

Otro caso que me tocó vivir. Un chavo, al cual sus padres lo trajeron de unos meses de haber nacido; a la edad de 22 años es detenido en un reten de inmigración, de rutina dicen ellos, regresaba de su trabajo, de hacer una comida para un grupo de deportistas, su trabajo consistía precisamente en eso, era cocinero ambulante.

Una vez deportado, viaja a la ciudad de origen de sus padres. Busca al único pariente que se había quedado allá, su abuela.

Al llegar a Torreón Coahuila, una ciudad que nunca en su vida había visitado, solo la conocía por referencias familiares ¿¡La única razón por la llegó a esta ciudad!?… La abuela vivía allí, la única de toda la familia que se rehusó a mudarse a vivir a este, el gran país de las oportunidades, Los Estados Unidos de América; el país que sus hijos y nietos, escogieron para convertirlo en su hogar, su nueva casa.

Estas son las familias que deben de ser protegidas precisamente con una reforma migratoria. Estas son las personas a las que no se les puede separar por una frontera, deportándolos y negándoles la oportunidad de volver a verse, de convivir y de abrazarse como lo que son.

Una Familia.

Asesinato de Anastasio Hernández,

el video, no presenta imágenes fuertes, pero si se recomienda discreción…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Editorial, Noticias y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s