Feliz Año 2013

Feliz Año 2013

By: Sapitoro

Mis dedos torpes, mi nariz escurre, mis ojos lagrimean, mi cuerpo se agota rápidamente; pero no puedo dejar de escribir este corto deseo a todos los que conozco y a los que no. Un Feliz y Próspero Año 2013.

Postrado antes esta cama, viendo la pantalla de mi laptop incansable, mi compañera de batalla, al lado de mi. Mi Padre, estoico. Él, ve sus telenovelas, yo escribo estos buenos deseos para todos mis amigos, para mis hijos, mi mujer, mis nietos. Todos ellos lejos de mi en estas fechas tan especiales, sin embargo aclaro que algunos están lejos de mí por mi propia decisión, otros por circunstancias de la vida.

Este año, decidí dejar a mis hijos y a mi mujer para aventurarme a México, para ver, por un lado, si los noticiarios decían la verdad y es México tan inhóspito como lo pintan. Hasta el momento no vi nada fuera de lo normal, es mas hace 28 meses si había una verdadera guerra en estos lares que  me encuentro, hoy es relativamente calmo. Por otro lado necesitaba estar al lado de mi padre y mi madre y mis hermanos y mi “sobrinada”.

Dejé a mis hijos, los que tengo en California, y a mi mujer, para tratar de dividir mi tiempo entre mis hermanos, mis padres, mis otros hijos y mis nietos que tengo en México, pero por ahí dicen que “uno pone y Dios dispone”, y mis excesos y el cansancio hicieron mella en este cuerpo “cansado”, ansioso de descanso y me atacó una gripa que me tiró a la cama por tres días.

Pero eso no me impide el desearles un Feliz y Prospero Año Nuevo a todos mis hijos y a mis nietos, mi mujer, mis hermanos, mi “sobrinada” y por supuesto a todos mis amigos. Aquí incluyo a todos; los físicos, los “feisbukeros” y los que me leen en wordpress.com.

feliz 2013

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Vueltas y Marometas

Por Sapitoro Verduzco                                                 June 18, 2012

En la vida existen sobresaltos, sorpresas, giros, “Vueltas y Marometas” como lo indico en mi dizque titulo de este dizque escrito reflexivo.

Por ello es necesario tomar las cosas con calma cuando se presentan cualquiera de los eventos antes mencionados.

Por extremas que aparenten ser las cosas que nos pasan; buenas o malas; terribles o peores; positivas o negativas. Siempre suceden por algo o para algo.

Lo bueno nos sucede como recompensa a nuestras buenas acciones y a las decisiones acertadas que tomamos en el curso de nuestras vidas.

¡Lo negativo cuando nos acontece! Dícese que cuando un evento malo se presenta es para evitar que algo peor nos pase, desde lo más simple hasta lo más complicado; el hecho de que al dirigirnos rumbo nuestro trabajo nos toquen puros semáforos rojos. Lejos de molestarnos pensemos que esos minutos que nos detienen esos artefactos de control vial en rojo, es la diferencia entre verse envuelto en un accidente fatal en la autopista, o ser simples espectadores al pasar después de que este acontezca.

Dicho lo anterior, convengamos en que los acontecimientos malos o negativos, son también una cosecha que levantamos en una mala siembra. La mala siembra es, no necesariamente una acción realizada por nosotros directamente, pero si es una mala decisión de nuestra parte; estar en el lugar equivocado, hacer ronda con individuos a los cuales no conocemos o no les sabemos las mañas, es un grave error que nos puede costar muchas lágrimas o en su defecto podríamos perderlo todos, ¡Hasta la vida!.

PRUDENCIA

No, no sole es el nombre de una actriz de la época de oro del Cine Nacional, Doña Prudencia Grifell. También es una palabreja de profunda sabiduría; en palabras de un primo ocurrente, es una palabra “cara”, aunque él “conspicuo” primo aplica tan singular calificativo a las canciones, cuando estas son de gran valía, o de una calidad autoral superior.

Los sobresaltos, las sorpresas, los giros, “Vueltas o Marometas”, obsérvese que he citado nuevamente el titulo de este, disque, escrito reflexivo, a veces me da por creerme un erudito en estos de las reflexiones, lo bueno, es que solo a veces, ¡Sino quién me aguanta!

Dicho lo anterior, me aboco a lo siguiente; los problemas causados por los eventos mencionados con antelación no causarían erosiones en nuestras vidas si fuésemos prudentes, precavidos o cautos. Mi abuelito Don Raymundo, hombre de poco estudio pero mucha sapiencia, decía: –Hombre precavido vale por dos– Gran sabiduría en esta sencilla frase que mi abuelito decía de tanto en tanto…

“Todo en la vida tiene solución, menos la muerte”, dice un viejo adagio popular, desconozco que tan antiguo es, jamás se me ocurrió investigar su origen ni su tiempo, solo se, que a través del mismo este refrán a sido emitido bocalmente hablando por diferentes integrantes del vulgo popular en tiempos recientes y no tan recientes, válgame la “rebuznancia”.

Sería prudente que lo creamos firmemente, así evitaríamos  el sentir la urgencia de ahogarnos en un vaso de agua ante el primer sobresalto o cualquier sustillo que nos da la vida.

Una de las muchas formas de no amargarse la existencia e importunar a los semejantes y los no tan semejantes que nos rodean con nuestros “perturbos” (esperanto para decir: confusiones), es no preocuparse por los problemas que tienen solución, “Si el problema tiene solución, ¿Para que me preocupo?”.

Mientras que los problemas que carecen de una solución, no viene al caso preocuparse por ellos, que al fin y al cabo, por mucho que se preocupe uno por ellos… ¡No tienen solución!

“Ser parte de la solución, es más inteligente que ser parte del problema”

Ahora para cerrar un chistorete reflexivo.

Don Nabor le dice a su lacayo, – Cuando te cases con tu novia, Che Bruno; me gustaría ser el padrino de lazo- A lo que, el fiel Che Bruno le contesta: – Pero patroncito, si me voy a casar no me coy a ahorcar- … ¿Será?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

For Greater Glory (Cristiada)

 2012-06-05

Por: Sapitoro Verduzco Sabelotodo

Anoche fui a ver, finalmente , la película Cristiada (For Greater Glory), Me dejó con sentimientos confusos, por un lado entiendo que por ser una película solo basada en hechos reales, sin seguir una línea histórica,  no se puede tomar como una fuente fidedigna por su calidad de ficción.

Se entiende que es el relato de algunos eventos de la época misma sin fundamentos históricos, aparentemente basados en un argumento escrito para cine, digo aparentemente porque aun estoy estudiando el proceso de filmación y recopilación de datos de la misma…

La razón de mi escrito es para hacerme la siguiente pregunta; ¿Es posible, que actos tan barbáricos hayan sucedido en el México que hasta hace algunos años considerábamos pacífico (antes de la guerra del narco) e inocente? …. Y lo que es más intrigante es el hecho de que por muchos años haya estado en la obscuridad; atrocidades causadas por él gobierno en contra de su misma gente, y lo más lamentable, que las masas lo ignoren y que muchos más no le den la importancia que debería de tener en cuanto a la historia del México moderno, que acusen de propagandistas a quienes apoyaron la realización del filme.

Yo solo soy católico de nacimiento, creo en Dios, creo que hubo mucha gente dedicada y buena que dio su vida al servicio de la iglesia porque tenían sus convicciones bien fundamentadas. También se que la iglesia católica a cometido atrocidades en contra de la humanidad a través de la historia, desde la inquisición hasta el encubrimiento de algunos pederastas en la historia reciente, pero no por eso se va a satanizar a todas las personas que forman parte de este conglomerado; pero ese es tema para otra historia, ahora regreso al tema de las masacres llevadas a cabo por el gobierno de Plutarco Elías Calles.

¿Es posible que hayamos ignorado por tanto tiempo este evento histórico?.. Yo recuerdo que en la escuela se tocaba el tema “por encimita”, como si solo hubiese pasado en algunos pueblos de Jalisco, los “cristeros” eran dibujados como personas fanáticas extremas, sin educación y manejadas por sacerdotes y vicarios desde Roma, jamás, recuerdo que mis maestros de historia hayan profundizado en el tema. Definitivamente, repito, ojalá todos veamos esta película y nos despierte el “hambre” por saber más de este evento tan vergonzoso de la historia política de México…

Algo que me llamó poderosamente la atención, a pesar de ser apolítico y apartidista, el hecho de que ¿el “Partido Nacional Revolucionario” (PNR) el partido de Plutarco Elías Calles, es el mismo partido que hoy conocemos como PRI?

Definitivamente, aun nos falta mucho por hacer, para crear un México moderno y encabezado a ser un país preocupado por su gente y el respeto a las creencias y tendencias. Tal parece que la violencia la llevamos en los gente, no podemos dejar pasar una década sin que haya atrocidades en contra de nosotros mismos.

Recapitulo

–        La guerra contra el narco del 2008 a la Fecha.

–    El conflicto del EZLN 1994

–    Los conflictos de narcos en Sinaloa y los “narco satánicos” en Tamaulipas en los 80’s

–   La guerra sucia en las montañas de Guerrero a partir de la matanza de los estudiantes en Tlatelolco en 1968, Lucio Cabañas, Rubén Jaramillo y otros más, abarcó finales de los 60s hasta mediados de los 70s.

–  La 2da Guerra Mundial nos dio un respiro a Los Mexicanos, mandamos al Escuadrón 201 a saciar nuestras ansias de sangre allende nuestras fronteras, esto en la década de los 40’s

– La Década de los 30s, estuvo enmarcada por movimientos huelguistas y aplacamiento de movimientos subversivos posterior a la guerra de “Los Cristeros”

– La revolución mexicana abarcó la 2da década del siglo XX, 1910, hasta la primera parte de los años 20, y en 1924 inicia la fatídica guerra del Gobierno en contra de “Los Cristeros”

–  El siglo XIX tiene su propia dosis de barbarie y costo de sangre para los mexicanos, desde la independencia, pasando por las guerrillas posteriores a la independencia, los movimientos separatistas de diferentes regiones del norte del país, la guerra contra Estados Unidos, lo que costó al país la perdida de mas del 50% del territorio nacional, La invasión francesa, la guerra de reforma etc… etc…

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

La Leyenda Continua… Part IV ¡El Mensajero!

La Leyenda Continua… Part IV ¡El Mensajero!

  • La entrevista

– Señor, ¡Mi nombre no importa! el mensaje que le traigo al señor Jag-Vei es lo importante.
Dicho lo anterior, extrajo de entre sus ropas un sobre doblado y un tanto maltratado, agrega…
– He estado viajando día y noche sin

parar, es de suma importancia que esta carta, que he salvaguardado con mi vida, sea entregada al Señor Jag-Vei. Tenga en cuenta que no me iré de aquí, hasta que este escrito sea leído por su recipiente, el señor Jag-Vei.
Al sentir el aplomo con que el mensajero repetía sus palabras, el secretario desistió de tomar el sobre maltratado al tiempo que dice.
– Espere aquí, lo voy a anunciar… Pero no se siente usted en ninguno de los sillones… ¡Viene usted muy sucio!… Desaparece el secretario por una puerta enorme de ébano al fondo de aquel majestuoso salón.

El mensajero, se queda parado a pocos metros de la puerta de entrada a la enorme sala, decorada con detalles a la usanza del antiguo oriente, matizado con colores oscuros, color madera rojiza tenue.

Mientras tanto, en una de las estancias, el secretario anunciaba a el mensajero con Jag-Vei.
– Es un tipo sucio, que trae una carta dirigida a usted, disque de un antiguo conocido suyo…
Hace una reverencia de presunción, burlándose de la expresión que el mensajero utilizó al presentarse en la antigua casona que Jag-Vei utilizaba como morada.

No le permití entrar, es un pobre tipo, aparte de maloliente y sucio, muy presumido, como si le conociera personalmente ¡ja!… ¿Quiere que lo eche a patadas, amo?

-¡Hazlo pasar! Dice Jag-Vei
– Será un placer!… ¡Q…que dijo!?…
– No tengo tiempo de jugueteos Gervasio! ¡Haz pasar al mensajero!….
– ¡Pero señor!… ¡Esta sucio y maloliente!
– Hazlo pasar….
Cuando Gervasio llega a la puerta, escucha a su amo llamarlo. Voltea y…
– ¡Ah!… Y ordena que le preparen una ducha caliente, consíguele las mejores ropas, y que le preparen alimentos para saciar su hambre…
-Pero señor!… Es un vagabundo!
Entre colérico y sonriente, Jag-Vei enfatiza.
-Gervasio!… ¿Desde cuando discutes mis ordenes?… Trae a mi invitado y cumple mis ordenes
-¿Su invitado?… ¡Pero señor amo!… Grrrr… ¡Esto, es inaudito!….
Sale echando pestes, para cumplir las ordenes de su amo.

A los poco minutos se abre la puerta y entra el mensajero, quien tímidamente le da las gracias por recibirlo… El mensajero está feliz por conocer a aquella leyenda, que algunos años atrás siendo casi un niño, hubiese derrotado al temible Sapotoro, que amenazó con destruir y esclavizar a los habitantes de la comarca El Peñón.

La comarca abarcaba varias leguas de distancia, cubría desde las montañas de la sierra madre, hasta las lagunas del desierto del norte, hacia el sur colindaba, con las tierras de la capital de la antigua Nueva Vizcaya.

Continuara!… Que contiene el misterioso mensaje que , el sucio y maloliente mensajero le ha traido a Jag-Vei?.. Gervasio le preparara la ducha al mensajero?… No deje de leer la proxima semana esta emocionante nueva aventura de… “Jav-Vei contra los demonios del Castillo de San Pablo

Publicado en Novelas, Personal | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

La Leyenda continúa… Parte III Los niños desaparecidos

La Leyenda continúa… Parte III

Los niños desaparecidos

Meses atrás!… Don Ruperto acude angustiado al comisario de la región, angustiado le dice. – Mira Atrulfo, tienes que hacer algo, ya van dos días que no se nada de mi hijo.
Atrulfo le contesta, – Estas seguro Ruperto que tu hijo no se fue con tus hijos mayores a la feria Del Peñón?…

– ¡No hombre! No puede ser, mis muchachos se fueron el viernes pasado y mi huerquillo se me desapareció el domingo. Ayúdame por favor, ya lo busque por todo el pueblo, recorrí los arroyos, tanquecillos, la cabecera del agua, los barrancos, todos los lugares que el pudiera alcanzar a llegar a pie en una jornada, y nada. Lo único que me falta es entrar al castillo, pero ya vez que lo tenemos prohibido, además que por donde, pos’ esta sellado por todos lados.

La puerta se abre estrepitosamente y entra un tropel de gente, alrededor de veinte personas de edad mediana, hombres y mujeres, al unísono se dirigen a Atrulfo. – No encontramos a nuestros hijos, tienes que hacer algo!!!… -Cálmense, por favor cálmense!… Uno a la vez, que no entiendo nada de lo que dicen….

El bodegón que servia de oficina y de bodega de grano a la vez, en cuestión de segundos se llenó de gente colérica, angustiada y asustada; todos reclamaban a Atrulfo, su comisario, como si el tuviese algo que ver con las desapariciones de los niños.

Una vez que Atrulfo logra calmar el fervor de la gente, los hace salir del bodegón, puesto que ya no cabe ni un alfiler, por lo apretado y pequeño del lugar, todos salen a la calle, bajan las escaleras que están en el exterior y se encuentran con otra muchedumbre que también viene hirviendo de coraje, gritando a los cuatro vientos. – ¡Nuestros hijos!… ¡Donde están nuestros hijos!… ¡Hemos perdido a nuestros hijos!…. ¡¡¡¡Juliancito, Pedrito, Rabelito!!!… ¡Todos se han perdido!… Ya no queda ni un niño en toda la comarca….

Arnulfo se dirige a la masa de gente, con gesto reconciliador les dice – ¡Aproxímense buenas personas, cuenten lo que les ha pasado!… Todos, los de la muchedumbre empiezan a hablar a un tiempo, lo cual hace imposible entender.

Uno joven requemado por el sol, de brazos largos y fuertes, y de ojos claros, toma el liderazgo y exclama… – ¡Tranquilos!… ¡Silencio todos!… Si gritamos todos a la vez no se nos va a entender… Sr. Comisario Atrulfo, nosotros somos de la Villa de Las Minas, la semana pasada repentinamente se empezaron perder los niños, al principio creímos que andarían jugando por el monte, pero no regresaban los primeros cuando se volvió a perder otro grupo de ellos, fue cuando organizamos búsquedas, encontrando un rastro, encontramos huellas desconocidas para todos nosotros, inclusive los mejores rastreadores del pueblo no las pudieron reconocer, decidimos seguirlas, llegamos hasta un lugar donde se reunían otro grupo de huellas que venían de otras partes. ¡Allá! tras Los Picachos, nos dimos cuenta que era una especie de campamento, a donde habían llevado los niños, los de nuestra villa, y los de otros pueblos de la comarca. Una vez que llegamos a esa conclusión, seguimos el rastro de un grupo de huellas mas grande y según nuestros rastreadores era el mas reciente. Ese rastro nos trajo hasta aquí, hasta las orillas de San Pablo!…

Al escuchar el singular relato del joven requemado por el sol y de ojos claros, toda la gente del pueblo de San Pablo, que había salido de sus casas atraídos por el ruido y la gritería de la gente, ya se arremolinaba alrededor del grupo de recién llegados, algunos se encaramaban en las ramas de los árboles para tener una mejor vista, otros sentados en las banquetas, silenciosos, escuchaban el relato del joven, quien hablaba con fuerza y seguridad.

Llenos de estupor, los habitantes de San Pablo se empezaron a preguntar… – Entonces nuestros hijos también están perdidos?…
– Atrulfo- dice uno
– También hace dos días que mis hijos no regresan… Creíamos que andarían en la feria del Peñón, pero esto ya no me esta gustando, tenemos que ir a buscarlos…

– Calma, todos, ¡Calma!- dice Atrulfo
– Vamos a organizar una partida para que vayan al Peñón, busquen a los muchachos allá, y de paso hablan con el jefe de la comarca. Díganle a Don Prisciliano, que van de parte mía y los va a atender inmediatamente. El es amigo personal del alcalde, ellos pueden ayudarnos a buscar, díganle que nos mande la guardia rural…

Un grupo mas se queda conmigo, se van a traer sus caballos y ármense con lo que puedan, machetes, armas de fuego, guadañas o lo que puedan y los espero en una hora en el pedernal, de ahí vamos a iniciar la búsqueda!…
– Como te llamas muchacho?- se dirige al joven requemado de ojos claros que hablaba por los de La Villa De Las Minas.
– Pío, Junípero Pío señor…
– Que las mujeres que vienen en tu grupo se junten con las de aquí y se dispongan a preparar víveres, viandas y todo lo que necesitemos para en caso de que salgamos a expedición, hoy vamos a barrer todos los alrededores del pueblo, si no encontramos nada, mañana al amanecer iremos al castillo a buscar el rastro que ustedes vienen siguiendo!…

– ¡Jaime! ¿Ya tienes listo mi caballo? porque en este momento partimos p’al pedernal…

Dicho esto último, todos lo tomaron como una señal de arranque y cada uno se fue por su lado en busca de lo aconsejado, todas las mujeres se juntaron y acordaron dividirse en grupos, unas Irian a juntar las viandas, para preparar los víveres, otras mas jóvenes y fuertes conseguirían ánforas y cantimploras para ir a llenarlas de agua del “remaniente” (forma local de llamar a un remanente de agua) para que los exploradores las llevasen consigo.

Una hora después, un grupo de unos cincuenta hombres, a caballo la mayoría, en burro, machos y mulas unos cuantos y el resto a pie subieron por la colina hasta llegar al pie del pedernal, ahí los esperaba Atrulfo y su ayudante, Jaime.

– La mitad de ustedes se van a ir comandados por Junípero- Junípero, lo interrumpe
– Señor, me puede decir Yuni.
– ¿Cómo?- ruge Atrulfo. – Pero te llamas Junípero!… ¿De donde salió eso de “Yuni”?… – – Señor disculpe mi interrupción, mis padres así me llaman, desde que hicieron un viaje a las “europas” y como allá les dicen así a los Juníperos, desde entonces me dicen así. Perdón por la intromisión otra vez-…
Con una expresión de enfado, Atrulfo escupe, y señalando al centro del grupo…
-De aquí pa’ allá se van con Ju…- hace una pausa, voltea a ver a Junípero
– … Yuni, se van con Yuni y agarran por el rumbo de la cordillera. Una vez que lleguen allá, divisan pa’ todos rumbos a ver si miran algo sospechoso, algún campamento o algo así… Recorren los cordones rumbo al arroyo de los álamos, buscan palmo a palmo una pista o trazas de que alguien haya pasado por allí rumbo al cerro blanco. Si no encuentran nada, se van rumbo al Castillo, allí estaremos nosotros; vamos a intentar abrirlo y entrar, pero no podemos hacer nada hasta que llegue Don Prisciliano y sus Rurales. Recordemos que eso es propiedad de un mentado Conde De Benavente, protegido por las leyes de este país, “asegún” de los “asegunes“. Según esperan que vengan gentes de fuera a tomar control de la propiedad… Así que pa’ no meternos en un problema con la ley, solo Don Prisciliano con la avenencia del alcalde puede abrir el castillo…

Entrada la tarde, el astro rey se perdía en el firmamento, los rayos se tornaban rojizos, como si el horizonte hubiese sido regado con sangre. Llega Don Prisciliano, junto a los emisarios de Atrulfo y la guardia Rural de unos 20 hombres, todos armados con fusiles, machetes y dagas traídas de el sur de España por Don Juan Nepomuceno Treviño y Reyes, como regalo a la recién creada fuerza de vigilancia de la comarca.

– Saludos- Dice Don Prisciliano a Atrulfo
– Nos enteramos de lo que está pasando y nos dirigimos hasta aquí lo mas rápido posible para buscar a esos huercos….-
Continúa – El Alcalde les entiende su mas sentido pesar y me ha ordenado que no escatimemos esfuerzos. Inclusive envió una misiva en calidad de urgente, para localizar a JagVei, aquél muchacho que hace años nos libró de aquella horda de salvajes que amenazaron con esclavizar a los habitantes de la comarca. Él alcalde teme que sean estos mismos, que hayan vuelto una vez mas, pero que ahora hayan cambiado su estrategia y quieran amedrentarnos secuestrando a los mas desvalidos.

Gracias señor- Dice Atrulfo
– ¿Podemos proceder a abrir el castillo? Me gustaría entrar de una vez, para descartar o asegurarnos que los niños estén o no estén aquí señor-

Don Prisciliano grita – ¡Traigan barras y marros, tumben esa puerta!- Varios hombres con barras de acero y mazas se aproximan a la enorme puerta, sacan los clavos y a punta de golpes rompen los gaznos que soportan la cerradura, una vez abierta Atrulfo se dirige a Jaime.
– Quédate con diez hombres, el resto vamos a entrar junto con Don Prisciliano y los rurales, aquí esperas a el tal Yuni y les dices que nos esperen aquí, hasta que salgamos..- Dicho esto se une al grupo, que fusil en mano ya cruzaba el umbral del castillo…

Los Rurales entraron primero, seguidamente Don Prisciliano, Atrulfo se le une junto a uno poco mas de una docena de sus hombres. Las sombras de la noche tienden su lúgubre manto sobre las colinas que circundan el castillo de San Pablo. Silencio, un silencio sepulcral invade el ambiente, Jaime me empieza a preocupar, divisa hacia las colinas y escucha un tropel, agudiza la vista y alcanza a ver figuras fantasmales, los hombres se ponen tensos, empuñan sus machetes y se disponen a hacer frente a los que se aproximan, escuchan un grito conocido
– ¡Somos nosotros! Yuni y los demás emisarios, recorrimos la cordillera y el arroyo de los álamos y no encontramos ni huellas de que alguien haya pasado por ahí en días.

– Aproxímense, soy Jaime y una decena de los hombres del pueblo, los demás se metieron al castillo hace cosa de minutos, veinte o treinta minutos a lo mucho…
– Su interlocución fue interrumpida por gritos y disparos que salían del castillo, luces y sombras se veían que pasaban de lado a lado reflejadas en las enormes paredes internas del castillo… Después del inicial ruido de disparos y gritos lastimeros, siguió una andanada de aullidos y rugidos jamás escuchados con anterioridad en toda la comarca, eran unos sonidos guturales de los que solo seres imaginarios de otras dimensiones podrían realizar, ruidos estruendosos, mas disparos y gritos de angustia y dolor se dejaron oír, poniendo los pelos de punta a Yuni, Jaime y el resto de los hombres del pueblo… Algunos de ellos tiraron, machetes y palos y emprendieron la graciosa huida con los ojos desorbitados de miedo… Jaime les gritaba!…
– ¡Regresen cobardes tenemos que entrar a ayudar a los muchachos! ¡Regresen!… ¡Maldita sea!

Jaime y Yuni se quedaron atónitos por unos cuantos segundos sin atinar a reaccionar, un par de hombres del pueblo se quedaron atrás, quizá porque estaban paralizados por el terror o no alcanzaron a reaccionar ante la huída de sus compañeros. Una vez que recobraron la compostura, uno de ellos pregunta
– Q…Que hacemos Jaime?…
Jaime dice – ¡Yo voy a entrar! Hay que ver si podemos hacer algo por el resto de los muchachos- Con tono nervioso y palabras entre cortadas articula el que no había hablado  -Pe.. P… pero apenas somos cuatro, sería un suicidio- replica Yuni
– No nos podemos quedar de brazos cruzados. Entremos y que sea lo que Dios quiera.

Dicho lo anterior, los cuatro se aproximan con pasos vacilantes hacía la puerta semi derruida y se introducen con cautela, blandiendo sus machetes como tratando de cortar un velo invisible que se cernía sobre ellos..

Al cruzar el umbral, entraron a un amplio pasillo, la obscuridad era absoluta, estaban a punto de encender una lámpara de queroseno, conocidas como aparatos de luz portátiles en la región; cuando uno de los hombres exclama en voz baja
– Jaime mira allá al fondo- Todos voltean hacía donde señalaba el sujeto, al fondo, casi al final del pasillo, se vislumbraba una puerta, de la cual se podía observar una tenue luz que iluminaba uno de los marcos de la puerta. Desisten de encender su lámpara, y con paso mas de temor que de decisión deciden dirigirse hasta la puerta al final del pasillo.

Jaime, se repega en la pared y con la frente sudorosa y la garganta echa nudo, los ojos a punto de salirse de las pupilas, hace acopio de valor y se asoma con mucha precaución, tratando de no hacer ruido…

Continuará…..

Publicado en Personal | Deja un comentario

JagVei

JagVei: El héroe que liberase a la región de El Peñón, de una horda de Sapotoros Salvajes que querían someter a dicha población. Dicha hazaña la llevo a cabo a sus escasos 18 años de edad. Desde entonces viaja por el mundo, luchando contra las amenazas naturales y sobrenaturales que acechan a los pueblos desdichados del mundo.

Después de derrotar al líder de los Sapotoros, el temible Tufurio, y expulsar a la horda del territorio de El Peñón viajo a El Tíbet a especializarse en el dominio de la mente y el fortalecimiento físico, entre sus maestros, Kalimán, ’El hombre increíble’.

Publicado en Personal | 2 comentarios

Jagvei Parte II “Los Servidores de Satanás”

La Leyenda continúa…

Los Servidores de Satanás

Parte II

Deambulando por los amplios pasillos, oscuros y malolientes se escucha el arrastrar de grandes cadenas, de lazos y de enormes masas de acero, unos seres diminutos se aproximan a los rincones de las paredes, rincones que no son tal, puesto que la parte que usualmente seria la unión de dos paredes formando un ángulo, conocido por el vulgo como, rincón, se forma otra pared corta que une a las paredes principales, simulando la parte superior de un trapecio.

De las paredes que se separan como si tuvieran vida, se abre una especie de ventana, de la cual salen brazos verdes, en formas caprichosas, como si fueran juncos saliendo de pequeños lagos verticales, los cuales son devorados por los entes diabólicos que se arremolinan en torno de estas pequeñas ventanas en las paredes traversas que se forman en los rincones de los salones del inmenso castillo.

Una vez saciada el hambre, las ventanas se cierran para seguir cultivando esos brazos que parecen tener vida, a pesar de su color verdoso, nacen de una superficie roja, como del color de la sangre, avejentada y putrefacta.

Los seres diabólicos, se alejan de los rincones y se dirigen hacia un punto al final de uno de los tenebrosos pasillos, lenta y macabra es la escena que Jagvei observa desde la parta alta de uno de los pasillos, usando su enorme destreza, logra treparse con agilidad minina, se encarama en la parte más alta de una de las muchas columnas que soportan el peso de la estructura medieval.

Una vez que aquel ejercito de seres terroríficos se pierden en el umbral de la puerta que se divisa al final del pasillo, Jagvei baja cuidadosamente de la saliente localizada en la parte alta de la columna, lo hace de una forma rápida y ágil, como desafiando a la gravedad; no la gravedad de su situación, sino la gravedad de la tierra, la atracción del subsuelo que busca que todo lo que se eleva se regrese con gran fuerza hacia sus dominios bajos.

Una vez a ras del piso, avanza sigilosamente hacia el umbral de la enorme pieza de madera que hace a la vez de puerta. Al llegar al final del pasillo, La puerta gigantesca da a unas escalinatas que bajan en forma de caracol, alumbradas con antorchas embadurnadas de restos de petróleo sin refinar, como recién sacado de las entrañas de la tierra.

JagVei, sin pensarlo dos veces saca una pequeña daga de su cinturón, toma una de las antorchas para usarla como camuflaje, sosteniéndola al frente, así evitará que las antorchas detrás de él proyecten una sombra hacia adelante y delatar su presencia ante posibles enemigos.

Continuará…

 


Publicado en Editorial, Personal | Deja un comentario